Seis razones por las que el mundo se está moviendo hacia los vehículos autónomos

Vota este post

autónomo

Los vehículos autónomos, ya sea para el transporte personal o la entrega de mercancías, podrían alterar enormemente la vida, los negocios y la sociedad. Los posibles beneficios incluyen reducciones en los accidentes derivados de errores humanos, costos reducidos e impacto ambiental del transporte, ahorro del tiempo que actualmente se dedica a la conducción y accesibilidad a una gama más amplia de usuarios. En esta publicación, abordaremos brevemente esas ventajas potenciales para el beneficio de nuestros lectores.

Seguridad y reducción de las víctimas del tránsito

El informe de seguridad vial 2018 de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2018 indica que el número anual de muertes por accidentes de tránsito en todo el mundo ha alcanzado los 1,35 millones. Muestra que el error humano representa más del 90% de las muertes en carretera, lo que deja enormes oportunidades de mejora para las tecnologías de conducción autónoma. En particular, más de la mitad de las muertes en carretera ocurren entre peatones, motociclistas y ciclistas. A pesar de la falta de estimaciones globales consistentes, la OMS estima que el costo de las lesiones es aproximadamente el 3% del producto nacional bruto de un país típico. La eliminación del error humano a través de la adopción generalizada de vehículos autónomos puede reducir significativamente los accidentes, y algunos expertos sitúan la reducción hasta en un 90 por ciento.

Congestión reducida

Los vehículos autónomos prometen reducir la congestión del tráfico en las calles de la ciudad, causada por errores humanos. Un estudio de la congestión del tráfico, realizado en un entorno simulado por la Universidad de Illinois, sugiere que un crecimiento del 5 % en los vehículos autónomos en nuestras carreteras puede eliminar drásticamente las ondas de paradas y arranques que provocan los accidentes de tráfico. Además de una conducción más fluida como resultado de la comunicación de vehículo a vehículo, los vehículos autónomos podrán utilizar herramientas de mapeo digital para optimizar rutas y así distribuir el tráfico de una manera más efectiva.

Optimización del transporte público

Los vehículos autónomos tienen el potencial de servir como complemento del transporte público. Hoy en día, las ciudades más grandes tienen el desafío perpetuo de proporcionar un transporte público adecuado tanto dentro de una ciudad como entre ciudades. En la mayoría de los casos, las ciudades se ven obligadas a destinar valiosos recursos a rutas con un número limitado de pasajeros que son incapaces de manejar el tránsito durante las horas pico. Además, en áreas con acceso limitado al transporte, el problema de la primera/última milla presenta barreras para un uso más generalizado del transporte público. A la larga, fabricar vehículos autónomos a menor escala es una solución natural para las rutas de transporte público que hoy en día están sobreatendidas o desatendidas. Pueden conectar fácilmente a las personas con la estación de tránsito más cercana para abordar el problema de la primera/última milla.

Servicio de transporte mejorado

Los vehículos autónomos y los avances tecnológicos que los acompañan prometen mejorar la experiencia del transporte de manera más general al expandir el concepto de movilidad como servicio. Como una adición flexible al transporte público, los vehículos autónomos pueden respaldar la introducción de servicios innovadores, como lanzaderas y drones, en horarios más flexibles, según la demanda. La comunicación entre automóviles también podría permitir la formación de pelotones, lo que aumenta la capacidad de los sistemas de transporte para agregar más vehículos cuando sea necesario. Puede reducir escenarios de sobreoferta de tránsito, operando en respuesta a la demanda. En el futuro, podría no haber necesidad de que los habitantes de la ciudad usen o incluso compren automóviles privados individuales. Gracias a la diversidad de servicios de transporte, movilidad compartida y libre. La necesidad de estacionar también podría evolucionar, reduciendo el uso diario de carriles y calles de estacionamiento.

Menos emisiones

La aceleración y desaceleración suaves de los vehículos autónomos prometen mejorar la economía de combustible al conducir, a diferencia de los conductores humanos. De manera similar, el pelotón puede aumentar la capacidad de las carreteras y mejorar la economía de combustible a través de una aerodinámica mejorada. Lo que es más importante, la adopción generalizada de vehículos eléctricos puede reducir el impacto de los vehículos basados ​​en combustibles fósiles en términos de infraestructura y emisiones.

Reducción del impacto social y ambiental

Los fabricantes de automóviles están bajo una enorme presión para reducir el impacto ambiental y social de la sobrepoblación de vehículos, ya que se espera que hasta 9 mil millones de personas vivan en áreas urbanas en los próximos 25 años. La adopción de características autónomas puede generar beneficios ambientales, como una disminución en el consumo de combustible, emisiones, mejor arbitraje de carreteras y estacionamiento. La autonomía también puede facilitar el uso compartido de vehículos que puede reducir el uso de vehículos en la carretera, eliminando así la congestión del tráfico.

Leave a Comment