Razones por las que no puedes confiar completamente en tus dispositivos portátiles

usables

Los dispositivos portátiles se están volviendo cada vez más populares en una amplia gama de aplicaciones, desde atención médica hasta sistemas de monitoreo biomédico. Permiten el monitoreo continuo de los factores físicos del usuario, como la frecuencia cardíaca, la presión arterial, el riesgo de diabetes, la fertilidad, la exposición al sol, el gasto de energía, el tiempo y la calidad del sueño, las rutas y el ritmo de entrenamiento, las calorías quemadas, etc.

En los EE. UU., aproximadamente 40 millones de personas tienen relojes inteligentes o rastreadores de actividad física para monitorear su salud. Un número creciente de rastreadores de actividad portátiles (por ejemplo, Fitbit, Xiaomi, Garmin, Samsung Gear Fit) brindan una oportunidad para el autocontrol y el potencial para cambiar el comportamiento personal hacia un estilo de vida más saludable. Los dispositivos portátiles aumentan la conciencia de las personas sobre su salud general al brindarles a los usuarios acceso constante a datos de estado físico personalizados. Pero muchos usuarios expresan su preocupación por las mediciones de salud inexactas o el mal funcionamiento.

Según una nueva encuesta realizada por Manifest en los EE. UU. para saber cómo usan los dispositivos portátiles, más de la mitad (54 %) dijeron que les preocupaba depender demasiado de un sistema propenso a errores técnicos y mediciones inexactas. Más de un tercio de las personas (38 %) dice que el seguimiento del ejercicio es el principal beneficio para la salud de usar un dispositivo portátil, mientras que el 26 % prioriza el seguimiento de la frecuencia cardíaca y otros signos vitales. Un porcentaje menor de encuestados se preocupa por la complejidad de interpretar los datos portátiles (12 %) y la seguridad de los datos (10 %). Las mediciones imprecisas pueden tener consecuencias negativas para las personas que dependen de sus dispositivos. Los expertos dicen que los wearables pueden usarse como una herramienta de salud, pero nunca como una solución de salud definitiva.

La precisión de los dispositivos portátiles está directamente relacionada con los sensores, los componentes clave de todos los dispositivos portátiles. Hay principalmente ocho tipos de sensores utilizados en dispositivos portátiles, como acelerómetros, giroscopios, magnetómetros, GPS, sensores de frecuencia cardíaca, podómetros, sensores de presión, etc. Estos sensores miden la distancia, la velocidad y la aceleración a través de la integración/diferenciación con respecto al tiempo. .

De hecho, todos los sensores son instrumentos físicos que convierten los datos físicos en términos de rendimiento. El filtrado ofrece a los usuarios una representación de su rendimiento. Producir cálculos con movimientos corporales monitoreados con precisión y cuantificarlos de una manera que los consumidores entiendan es un procedimiento inteligente, pero qué tan bien los sensores miden los movimientos corporales es una preocupación total. Las lecturas que ven los usuarios no son solo las cantidades que miden los sensores, sino lo que se le dice al programa que haga con estos datos. Las conversiones, los algoritmos y los procesadores de datos de la cantidad monitoreada son igualmente responsables de la precisión de las lecturas del sensor.

Las pruebas muestran que la precisión es mayor cuando se realizan ejercicios de intensidades bajas a moderadas o cuando se realizan movimientos constantes, como trotar. Este también es el caso cuando los sensores miden exclusivamente un atributo. Sin embargo, la precisión difiere más cuando los jugadores participan en varias actividades de alta intensidad y cambian constantemente de agilidad. Esto lleva a que los sensores no produzcan lecturas precisas. La diferencia en las lecturas portátiles indica que los sensores utilizados no son lo suficientemente consistentes, dando el rango de error. Esto se vincula directamente con los algoritmos. Si los algoritmos no hacen ajustes para considerar otras fuentes de datos, entonces el dispositivo podría proporcionar lecturas inexactas que no deberían usarse para ajustar comportamientos o tratamientos médicos.

En particular, los fabricantes de la mayoría de los dispositivos de monitoreo afirman claramente que no están destinados a fines médicos. Por ejemplo, Fitbit declara que su producto no es un dispositivo médico y que la precisión de los dispositivos Fitbit no pretende coincidir con los dispositivos médicos o los dispositivos de medición científica. Del mismo modo, Garmin deja claro que su dispositivo Vivosmart es para fines recreativos y no para fines médicos y que las limitaciones inherentes pueden hacer que algunas lecturas de frecuencia cardíaca sean inexactas.

Las personas usan dispositivos portátiles en gran parte debido a la conveniencia y el bajo costo. Claramente, se hacen concesiones para adaptarse a factores como el tamaño, el costo y la comodidad. Cuando hace que el sistema de sensores sea más pequeño para reducir el tamaño de los dispositivos portátiles, sacrifica la precisión. Por otro lado, puede hacer que el sistema del sensor sea un poco más grande para mejorar la precisión y permitir una mejor salida, pero esto tiene un impacto en el tamaño general del dispositivo. Por lo tanto, uno no puede simplemente esperar una confiabilidad y precisión dramáticas, a menos que haya cambios fundamentales en la tecnología del sensor. Esto no refleja la calidad de los dispositivos, sino una inevitable limitación tecnológica de los sensores y algoritmos que usamos hoy.

Leave a Comment