Estadísticas impactantes sobre las nuevas empresas: ¡por qué algunas tienen éxito y la mayoría fracasa!

Vota este post

startups1

Desde la burbuja de las puntocom, las nuevas empresas han ido surgiendo como hongos. En la tierra de las posibilidades, a la que llamamos hogar, muchos sueñan con convertirse en empresarios exitosos, y realmente es una noción atractiva. Construir su propio negocio desde cero… Proponer soluciones innovadoras… Crear empleos para otros… Elegir el equipo con el que trabajar… Asegurar la estabilidad financiera de su familia… Dependiendo de su idea de negocio, incluso llegar al estrellato… La lista de razones por las que la gente quiere hacer esto sigue y sigue.

Sin embargo, la realidad de construir su propia empresa desde cero está llena de obstáculos. Y la amarga verdad es que las startups fallan la mayoría de las veces. El 70% de las startups no vivirán para ver su décimo cumpleaños. Entonces, ¿cuál es la tasa de fracaso de inicio en su industria, su ciudad, su nicho? ¿Y por qué tantas personas renuncian a la idea por la que lucharon tanto? Veamos algunos números:

  • Según los investigadores, el talento (63%) es un tema crítico que afecta a la mayoría de las startups en 2019.
  • Solo el 6 % de las nuevas empresas estadounidenses cree que el crecimiento orgánico será la próxima fuente de financiación de su empresa.
  • La incompetencia, con un 46 %, es la razón más común por la que las empresas fracasan, según un estudio de Statistic Brain.
  • San Francisco y Silicon Valley representan el 13,5% de los acuerdos globales de inicio.
  • El 50% de las empresas emergentes de EE. UU. dicen que les preocupa que la política comercial entre EE. UU. y China perjudique sus negocios en 2019.
  • De las nuevas empresas encuestadas, el 58% comenzó con menos de $25,000 y un tercio comenzó con menos de $5,000.
  • Más del 80% de las empresas emergentes de EE. UU. dicen que planean agregar empleados en 2019.

Si usted también tiene una gran idea y el deseo de convertirla en un negocio, se beneficiará de echar un vistazo a esta infografía llena de estadísticas de inicio creadas por la gente de SmallBizGenius.

¿Es la industria de la tecnología tan prometedora como lo hacen los logros de Elon Musk? ¿Estás mejor comenzando tu propia empresa de bienes raíces? ¿Qué ciudades en los EE. UU. han apoyado la mayor cantidad de nuevas empresas prósperas? Si no ha creado su propia empresa después de abandonar la universidad a los 19 años, ¿es demasiado tarde para intentarlo ahora? ¿Cuántas mujeres lo hacen en el juego de inicio? ¿Qué tipos de estructuras comerciales existen y cuál se adaptaría mejor a sus circunstancias? ¿Cuáles son las mejores formas de aprender sobre emprendimiento recomendadas por emprendedores exitosos? ¿Cuáles son las principales causas de fallas en el inicio?

Encuentre respuestas a todas estas preguntas en la siguiente infografía. Con suerte, no te desanimarás y abandonarás tu sueño. Con esta información, deseamos advertirle sobre algunos problemas comunes y capacitarlo para superarlos.

Conclusión

Si quieres tener éxito, una actitud positiva y el trabajo duro por sí solos no van a ser suficientes. Necesita saber, no esperar, que su negocio sea un éxito. La tasa de éxito de las empresas emergentes se vuelve menos favorable con cada año que su empresa sigue funcionando y, a medida que pasa el tiempo, los sobrevivientes son cada vez más raros. No tendrá muchas oportunidades de construir una empresa rentable, por lo que el tiempo y la calidad de la información son esenciales.

No se deje engañar: el mito del culto a la personalidad, el emprendedor tecnológico inconformista que gana millones improvisando es una farsa. Si nace con una riqueza considerable, es posible que pueda lograrlo. Sin embargo, lo más probable es que solo tenga éxito si trabaja más duro y de manera más inteligente que su competencia. Prepárese en exceso, lea todo lo que pueda tener en sus manos, luego prepárese para el último acto de fe para que no se convierta en un número más en la tasa de fracaso de las empresas emergentes.

Este artículo apareció originalmente en pequeñobizgenio. Reeditado con autorización previa.

Leave a Comment