COVID-19 y salud mental: ¡por qué los robots de asistencia social son mejores!

Vota este post

2020 ha sido el año más estresante debido a la propagación de la pandemia de COVID-19, que afectó negativamente la salud mental de casi el 78 % de la fuerza laboral mundial. Las personas en todo el mundo luchan contra el aumento de los niveles de estrés, ansiedad y depresión en el trabajo debido al COVID-19.

Según un estudio reciente realizado por Oracle y la firma de investigación y asesoría de recursos humanos Workplace Intelligence sobre más de 12 000 empleados, gerentes, líderes de recursos humanos y ejecutivos de nivel C en 11 países, el 70 % de las personas ha sufrido más estrés y ansiedad en el trabajo este año que cualquier otro. otro año anterior.

Esto ha creado un nuevo conjunto de problemas como la falta de equilibrio entre el trabajo y la vida (35 %), el agotamiento (25 %), la depresión por no socializar (25 %), la soledad (14 %), la presión para cumplir con los estándares de desempeño (42 % ), manejar tareas rutinarias y tediosas (41 %) y hacer malabarismos con cargas de trabajo inmanejables (41 %).

En particular, ¡el impacto no se limita a la vida profesional! La gente también está sintiendo los efectos en casa. Las repercusiones más comunes son la falta de sueño (40 %), la mala salud física (35 %), la disminución de la felicidad en el hogar (33 %), el sufrimiento de las relaciones familiares (30 %) y el aislamiento de los amigos (28 %).

La parte interesante del estudio viene a continuación. Más del 82% de las personas prefieren robots de asistencia social en lugar de otras personas para ayudar en esta crisis. En otras palabras, las personas esperan más de la tecnología que de las herramientas de colaboración para apoyar su salud mental. ¿Por qué? Creen firmemente que los robots pueden proporcionar una zona libre de juicios (34 %), una salida imparcial para compartir sus problemas (30 %) y respuestas rápidas a sus preguntas relacionadas con la salud (29 %).

El 68 % de las personas prefieren hablar con un robot antes que con su jefe sobre el estrés y la ansiedad en el trabajo. El 80% de las personas están abiertas a tener un robot como terapeuta o consejero. Sin embargo, un pequeño número de personas (18 %) preferiría a los humanos a los robots.

El 75% de las personas dice que la IA ha ayudado a su salud mental en el trabajo. Los principales beneficios observados fueron brindar la información necesaria para hacer su trabajo de manera más efectiva (31 %), reducir el estrés al ayudar a priorizar tareas (27 %) y automatizar tareas y disminuir la carga de trabajo para evitar el agotamiento (27 %).

La IA también ayudó a la mayoría (51 %) de los trabajadores a acortar su semana laboral y les permitió tomar vacaciones más largas (51 %). Más de la mitad de los encuestados dice que la tecnología de IA aumenta la productividad de los empleados (63 %), mejora la satisfacción laboral (54 %) y mejora el bienestar general (52 %).

En particular, los robots de asistencia social (SAR) con capacidades de audio, visuales y de movimiento pueden desempeñar un papel importante para ayudar a las personas a gestionar su bienestar físico y psicológico, además de reducir significativamente el riesgo de transmisión de enfermedades infecciosas a los trabajadores de atención médica de primera línea durante la pandemia. . Pueden reforzar las estrategias psicológicas sugeridas por los expertos en salud para que los usuarios puedan hacer frente a los estados mentales negativos y el estrés y reducir los resultados adversos para la salud provocados por el aislamiento social y la soledad.

Como compañeros sociales de personas socialmente aisladas, los robots también son capaces de desempeñar un papel importante al proporcionar métodos en el hogar para monitorear el estado mental y emocional de los usuarios, especialmente niños no adolescentes y personas de 65 años o más. Pueden identificar síntomas depresivos por el aislamiento social provocado por el COVID-19 y conectarlos con ayuda profesional.

Las poblaciones de mayor edad corren el mayor riesgo de enfermarse gravemente y morir a causa de la enfermedad durante la pandemia. Es posible que enfrenten una cuarentena extendida y un distanciamiento físico prolongado más allá de lo recomendado para la población en general. Los robots sociales aumentan su acceso y control sobre los recursos y disminuyen su vulnerabilidad sin violar el distanciamiento físico o el aislamiento en su búsqueda del bienestar.

Resumamos. Hasta la fecha, la mayor parte del debate sobre el papel de los robots durante el COVID-19 se ha centrado solo en funciones, como la descontaminación, la telemedicina, la logística, como la entrega de alimentos y el manejo de desechos contaminados, y el reconocimiento, como el control del cumplimiento de las cuarentenas.

Las funciones de diagnóstico de los robots también han llamado la atención, incluido el pilotaje de un robot prototipo para recolectar hisopos nasofaríngeos de forma remota para su análisis. Es bueno que la comunidad médica se esté dando cuenta poco a poco del valioso papel que pueden desempeñar los robots sociables para reducir el aislamiento social y la soledad ante futuros brotes de enfermedades infecciosas.

Leave a Comment